La mayoría de los que leéis habitualmente este blog tenéis también vuestra propia web, ya sea un blog propio, una web corporativa o una tienda online. Apuesto a