Imagina que estás a punto de dar un discurso frente a un gran público. Sientes que sabes tu ponencia, entiendes tu mensaje, te apasiona el tema pero hay un